Los pacientes que se van a someter a una intervención de miopía, astigmatismo o hipermetropía y también los que se van a operar de catarata o de presbicia tienen posibilidades de padecer sequedad ocular en el preoperatorio.


Por ello es muy importante tenerlo presente tanto en el preoperatorio como después de la operación.

Hoy en día tenemos tratamientos muy efectivos para la mejora de la disfunción de las glándulas de meibomio (DGM), blefaritis y sequedad ocular y debemos emplearlos cuando sea necesario. El paciente debe saber que esto puede ocurrir en cualquier intervención, aunque no hayan padecido sequedad anteriormente  y que normalmente se resuelve bien pues suele ser temporal.


Nuestro centro dispone de esta tecnología para el diagnóstico y tratamiento y se aplicará en caso necesario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies