Actuar a tiempo es primordial.

El queratocono es una alteración de la córnea que es progresiva, típica de las edades tempranas y que, de no tratarse a tiempo, puede afectar mucho la visión.

Existen ciertos factores genéticos y medioambientales que lo hacen más frecuente en países más cálidos. Es muy importante detectarlo a tiempo y actuar antes de que avance y la visión se deteriore. Normalmente en la infancia y adolescencia se producen cambios refractivos como la miopía, pero el astigmatismo suele ser estable.

Un cambio de una dioptría de astigmatismo nos debe poner alerta, e incluso un aumento de la miopía. Por ello realizamos una retinoscopía previa dilatación de la pupila, ya que los cambios retinoscópicos se pueden producir antes que los cambios en la refracción.

Si vemos una imagen sospechosa en la retinoscopía, realizamos una topografía al niño/a para identificar un queratocono. Además, es más frecuente en Síndrome de Down, antecedentes de alergia atópica, niños que se frotan los ojos o si hay otros casos de queratocono en la familia.

Una vez diagnosticado, realizaremos un estudio individualizado para proporcionar un tratamiento correcto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies