La prevalencia del ojo seco a nivel mundial sigue aumentando.

La incidencia del ojo seco sigue aumentando a nivel mundial, aumentado más en hombres y en pacientes cada vez más jóvenes. Parece ser que en los países asiáticos la incidencia aún es mayor.

La enfermedad de ojo seco produce un efecto negativo en el trabajo, en la calidad de vida de los pacientes y empeora los resultados de la cirugía ocular. Todos los pacientes que van a ser operados de catarata o cirugía refractiva deben ser explorados para descartar un ojo seco y poderlo mejorar antes de la cirugía.

Parece ser que la inflamación tiene un papel muy importante en dicha enfermedad. Por ello a menudo utilizamos colirios antiinflamatorios para combatir los síntomas.

En los casos más severos, como en enfermedades autoinmunes, se utiliza el plasma enriquecido en factores de crecimiento e incluso las lentes esclerales que ayudan a disminuir los síntomas y mejorar la visión.

Medidas C.O.E. Coronavirus

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies