La presión intraocular (PIO) fluctúa a lo largo del día. Esto es un problema a la hora de diagnosticar y tratar a un paciente con glaucoma. Poder monitorizar la presión durante 24 horas es un gran avance que para controlar dichas fluctuaciones de presión de los pacientes. Existe un método revolucionario para ello mediante lentes de contacto especiales que recogen la información por la cara posterior de la lente gracias a un sensor y la transmiten por vía inhalámbrica.

Actualmente existen 2 vías de investigación, una que se basa en la aplanación de la córnea y la otra en los cambios topográficos de la misma. Se está trabajando en mejorar la tolerancia para que no sean incómodas para el paciente.

Seguiremos de cerca estos avances para la mejora de nuestros pacientes con glaucoma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies