En un estudio realizado recientemente en Atenas se ha demostrado que durante el embarazo no se suelen producir cambios en la refracción y si estos se producen, son transitorios y en el tercer trimestre.

Se estudiaron 61 ojos de 32 mujeres operadas de miopía y astigmatismo y que posteriormente se quedaron embarazadas. Se realizó el seguimiento durante el embarazo de diferentes variables y se comprobó la estabilidad de la graduación en estas pacientes.

Esto desmiente la creencia de que la refracción varía en el embarazo en las pacientes operadas y que es una de las preguntas más frecuentes en la consulta previa a la operación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies