Alicante, una provincia con factores medioambientales que
pueden condicionar la sequedad ocular.

La sequedad ocular es una enfermedad compleja y multifactorial.

La falta de lágrima, la mala calidad de ésta y su inestabilidad provocan un daño que genera inflamación.

Y esa inflamación genera agentes pro-inflamatorios que estimulan la respuesta de los nervios corneales y,
consecuentemente aumenta el daño de la superficie e induce más sequedad e inflamación.

Este es el círculo vicioso de la sequedad ocular. Y este proceso se cronifica, haciendo que la solución sea más compleja.

Debido a los múltiples factores que están involucrados en la sequedad e inflamación, el
tratamiento es más difícil y, necesariamente, variado. Por tanto, el tratamiento involucra no
sólo al ojo, sino al párpado para mejorar la capa lipídica, los suplementos de omega-3 por vía
oral, los antibióticos tipo Doxiciclina, las lágrimas artificiales, etc.

Por ello hay que individualizar el caso y aplicar a cada paciente el tratamiento adecuado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies